En diciembre del 2011 se emitió en Bolivia estos dos sellos  con el objetivo de reivindicar y revalorizar la hoja de coca ante el mal uso que le dan los narcotraficantes. Los sellos, con una tirada de 30.000 piezas por imagen, fueron encargados por el viceministro de la Coca, Germán Loza, que destacó las propiedades medicinales y alimenticias y la importancia cultural de la hoja en Bolivia para las comunidades indígenas. Varias empresas bolivianas, alguna artesanales, fabrican infusiones de coca, energizantes, licores, caramelos, la bebida “Coca Colla” y panetones (pan dulce) con harina de coca para la fiesta de Navidad.
Uno de los sellos muestra la hoja de coca y el otro diversos productos obtenidos a partir de ella.

bolivia_2011_coca