En el 2007 se pone en circulación dos sellos dedicados, respectivamente, a la Química con la Tabla periódica de los elementos de Mendeléiev y a la Astronomía,  con el 425 aniversario del calendario gregoriano.

El primero de los motivos hace referencia a la clasificación periódica de los elementos químicos propuesta por Dmitri Ivánovich Mendeléiev, en 1869.

El segundo de los sellos está dedicado al Calendario Gregoriano al cumplir 425 años de vigencia. Este sistema de computar el tiempo fue adoptado por el Papa Gregorio XIII en 1582 para tratar de ajustar el desfase de días existentes y hacer coincidir la duración del año civil y el año trópico. Si el año tiene, aproximadamente, 365 días, 5 horas, 48 minutos y 98 centésimas de segundo, se acordó fijar el año en 365 días y añadir un día más cada
cuatro años, que sería bisiesto. En aquel momento acumulaban un atraso de 10 días, por lo que se decretó que el jueves 4 de octubre de 1582 fuera seguido por el viernes 15 de octubre, y que en lo sucesivo fueran bisiestos todos los años múltiplos de cuatro, salvo los acabados en dos ceros, que sólo serían bisiestos cuando fueran divisibles por 400.

El nuevo calendario fue adoptado por los países católicos a pesar del recelo provocado entre la población, que pensaba les habían quitado 10 días de vida. Acababa de nacer el Calendario Gregoriano, vigente en la actualidad.
Este es el sobre del primer día de circulación.