En 1920 la UNESCO empezó el proyecto “el hombre y la biosfera”, que tenía como objetivo conciliar la mentalidad y el uso de los recursos naturales, empezando a formarse  el concepto actual de desarrollo sostenible. Como parte de ese proyecto se seleccionarían lugares geográficos representativas de los diferentes hábitats del planeta, abarcando tanto ecosistemas terrestres como marítimos. Esas áreas se conocen como reservas de la biosfera.

Estas reservas de la biosfera están reconocidas internacionalmente, aunque permanecen bajo la soberanía de sus respectivos países, y no están cubiertas ni protegidas por ningún tratado internacional. Se seleccionan por su interés científico, basándose en una serie de criterios que determinan si un espacio se incluye en el programa.

La función de estos espacios es además de la conservación y protección de la biodiversidad, también el desarrollo económico y humano de estas zonas, la investigación, la educación y el intercambio de información entre las diferentes reservas, que forman una red mundial. En junio de 2010, existen 564 reservas de la biosfera en 109 países diferentes.
Correos emitió el sello en 1984. Representa al hombre de Vitruvio de Leonardo Da Vinci sobre una esfera terrestre.

También se puede ver el sobre con matasellos del primer día de circulación, fechado en Madrid el 11 de abril de 1984: