Uno de los factores que hace ahorrar combustible es la forma de conducir. Puede hacer que ahorremos hasta un 40% en combustible:

  • Arrancar el motor sin acelerar y comenzar la marcha lo antes posible.
  • Utilizar marchas prolongadas (en motores a gasolina el cambio de velocidad debe hacerse cuando estamos entre 2,000 y 2,500 revoluciones y en motores diesel entre 1,500 y 2,000).
  • Cuando estamos acelerando, se debe cambiar a la marcha más larga lo antes posible y al reducir de la manera más lenta posible. (Un motor en marcha corta y revolucionado consume mucho más).
  • Evitar velocidades elevadas con aceleraciones y deceleraciones bruscas (no tocando el freno); anticipándose a las situaciones, así mantendrás la velocidad constante. Cada kilómetro por hora que sobrepases de los 100 Km/h, aumenta el doble en tanto por ciento que si fueras a 100km/h.

 

 

 

Anuncios