En mayo y junio del 2013 se han emitido estos sellos de las series “Puentes de España”.

julio 20130005pEl primero corresponde al Puente de Besalú, en Gerona.Se comenzó a construir en el siglo XI para salvar el río Fluviá y establecer las comunicaciones entre la villa y la otra orilla del río. Consta de siete arcos apuntados distribuidos a lo largo de 145 metros, formando en el centro un ángulo oblicuo que lo divide en dos tramos. En la parte que da acceso a la ciudad se levanta una torre de carácter defensivo, construida hacia mediados del siglo XIV, desde donde se mantenía la vigilancia del paso y se obligaba a pagar un peaje a los viajeros y comerciantes que transitaban por él. En el centro del puente y en el pronunciado ángulo oblicuo se edificó, a la vez que la anterior, una segunda torre defensiva bastante más elevada y abierta en la parte inferior por un arco apuntado.

El puente románico tiene unos cinco metros de ancho y a lo largo de los siglos ha sufrido inundaciones, riadas y conflictos devastadores, por lo que tuvo que ser reformado en los siglos XIV y XVII. Durante la guerra civil española fue parcialmente volado y en la década de 1960 se reconstruyó totalmente siguiendo la estructura y la estética original. En épocas más recientes, se ha construido en paralelo un puente de hormigón para el tráfico rodado, conservándose el histórico puente medieval para los viandantes.

El siguiente puente es el Puente de los Santos sobre la Ría de Ribadeo que une Castropol (Asturias) y Ribadeo (Lugo). El Puente de los Santos tiene una longitud de 600 metros e inicialmente se construyó con una anchura de 12 metros para soportar una carretera normal. Entre 2007 y 2008 se procedió al desdoblamiento del puente, ampliándolo hasta 24,60 metros de anchura, para permitir el paso de la autovía del Cantábrico (A-8). En la actualidad cuenta con cuatro carriles y dos aceras. El puente es de tipo adintelado, fabricado con vigas de hormigón armado, acero y madera. Soporta un peso superior a las 1.200 toneladas.

El puente recibe el nombre de los Santos por las dos capillas que se encuentran a cada lado de la ría: San Román nas Figueiras, en Castropol, y San Miguel, en Ribadeo.

julio 20130004p

El siguiente sello es del Puente del Tajo en  Ronda. El Puente del Tajo, conocido también como Puente Nuevo, es el monumento más característico de la ciudad de Ronda (Málaga). Fue construido entre 1751 y 1793 sobre una garganta de más de 100 metros de profundidad excavada por el río Guadalevín. Sus enormes pilares se asientan en lo profundo de la hoz, sobre los que se abre un primer arco central que soporta un segundo arco mucho más elevados y reforzado por contrafuertes. La obra se completa con otros dos arcos laterales cimentados sobre la roca. Sobre el arco central se encuentra un espacio que fue usado durante algún tiempo de cárcel y en la actualidad alberga un Centro de Interpretación. Une el barrio antiguo con el moderno.

El puente de Ronda fue construido con sillares de piedra extraídas de la garganta del río y está considerado como una obra maestra.. Las obras, de más de 40 años de duración, fueron dirigidas por varios maestros, si bien fue José Martín de Aldehuela el principal director que construyó, también, la Plaza de Toros de Ronda. Ambas construcciones constituyen los símbolos de la ciudad.

julio 20130008p

El Puente de Piedra, en Logroño, fue construido por el Fermín Manso de Zúñiga. Se inauguró en junio de 1884, tiene 198 metros de largo y siete arcos sustentados sobre pilares cilíndricos para dejar pasar el mayor volumen de agua del río Ebro. En el mismo lugar existió, anteriormente, otro puente que se creé fue construido por San Juan de Ortega, por lo que también se le llama Puente de San Juan de Ortega. Debido a los derrumbes y a las fuerte riadas, el puente original fue reconstruido en varias ocasiones hasta que, finalmente, se decidió construir uno nuevo sobre los restos del anterior. En 1917, el ancho del Puente de Piedra se amplió con la construcción a ambos lados de andenes de hormigón armado para uso peatonal, lo que permite un mayor tráfico rodado.

julio 20130006p

El Puente de Sancho el Mayor, en Navarra, cruza sobre el río Ebro y forma parte de la autovía A-15. Fue construido en 1978 por los ingenieros de Caminos Javier Manterolajulio 20130007p y Leonardo Fernández Troyano y responde a la tipología de puente atirantado. Tiene una longitud total de 204 metros, una anchura de 29 y un vano principal de luz de 142 metros, al que se añaden otros dos vanos secundarios en la margen izquierda del río. Se construyó con dovelas prefabricadas utilizando la técnica de “avance en voladizo” (el puente va construyéndose en voladizos que se van añadiendo sucesivamente). Este puente atirantado se sustenta desde una sola torre inclinada, situada en el eje de la calzada, con 35 pares de cables gemelos. En su momento fue uno de los puentes más novedosos en diseño y materiales.

Se denomina puente atirantado a aquel cuyo tablero está soportado por cables rectos o inclinados (tirantes) fijados en los mástiles. Ocupan un punto intermedio entre los puentes de acero de contrapeso y los puentes colgantes. Este tipo de puente comenzó a construirse hacia finales del siglo XIX pero se generalizó después de la Segunda Guerra Mundial, gracias al desarrollo técnico de los materiales y a la potenciación del cálculo de estructuras mediante ordenadores.

julio 20130009pEl Puente de Puentecillas, en Palencia, y cruzando el río Carrión. Su trazado original data de época romana. Desde el siglo XI ha sufrido múltiples modificaciones, siendo las más importantes las del siglo XVI, cuando se definieron las líneas actuales del puente y se hicieron desaparecer los vestigios del puente romano. Situado en el centro de la ciudad y próximo a la Catedral y otro monumentos de interés, se ha convertido en zona para el disfrute de paseos y de espacios verdes. A la entrada del puente se halla el conocido Bolo de la Paciencia, donde las lavanderas apoyaban los cestos de ropa mientras conversaban. Durante años fue el mentidero de la ciudad.

En 2008, la Junta de Castilla y León declaró el puente como bien de interés cultural, en la categoría de monumento.