En la serie emitida en 1991, “Ciencia y Técnica”, aparecen dos sellos. Uno dedicado al General Ibáñez de Ibero y otro dedicado al Tratado Antártico.

Carlos Ibáñez e Ibáñez de Ibero (Barcelona, España, 1825 — Niza, Francia, 1891), marqués de Mulhacén, fue un General español, principal promotor  de la geodesia. Fue el fundador y primer presidente de la Asociación Geodésica Internacional. Ingresó en la Academia de ingenieros del Ejército, donde estudió tanto disciplinas militares como científicas.

Fue el primer presidente de la Oficina Internacional de Pesos y Medidas, de 1872 a 1891. También fue el primer director del Instituto Geográfico Nacional de España, creado en 1870; desempeñando este cargo durante diecinueve años, dedicándole gran parte de su actividad profesional y contribuyendo a la creación de los Cuerpos oficiales de Ingenieros Geógrafos, de Ingenieros Topógrafos y de Estadística. Fue miembro y vicepresidente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Presidió en 1875 la conferencia diplomática internacional celebrada en Breteuil y convocada para determinar el metro y el kilogramo internacionales.

Por otro lado el Tratado Antártico , regula las relaciones internacionales con respecto a la Antártida. Para los propósitos del Sistema del Tratado Antártico, la Antártida es definida como todas las tierras y barreras de hielo ubicadas al sur del paralelo 60° Sur, sin afectar derechos sobre el alta mar allí existentes. El tratado fue firmado en Washington, capital de los Estados Unidos, el 1 de diciembre de 1959 y entró en vigor el 23 de junio de 1961 al depositarse el último de los instrumentos de ratificación de los 12 signatarios originales. El gobierno de los Estados Unidos es el depositario del tratado.
Los firmantes originales fueron
Argentina, Australia, Bélgica, Chile, los Estados Unidos, Francia, Japón, Noruega, Nueva Zelanda, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Sudáfrica y la Unión Soviética, pero el tratado dejó la puerta abierta a cualquier miembro de la Organización de las Naciones Unidas, u otro estado invitado por la totalidad de los signatarios consultivos. Desde su firma el número de signatarios creció hasta un total 48 en 2010, pero solo 28 tienen plenos derechos decisorios (miembros consultivos), siendo el resto miembros adherentes sin derecho a voto.