Tag Archive: Ciencias de la Tierra y del Universo


El otro sello correspondiente a la serie “Ciencias de la Tierra y del Universo”, emitida el 4 de febrero del 2008 corresponde al Año Polar Internacional.

El año 2007-2008, declarado Año Polar Internacional, centra su interés en potenciar las observaciones en las zonas polares del planeta (Ártico y Antártida) a través de un programa internacional de investigación científica coordinada. La idea ha sido promovida por el Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y cuenta con el respaldo de 60 países, universidades e investigadores de todo el mundo agrupados en más de 200 proyectos. Entre sus finalidades están, entre otras, el estudio de la situación medioambiental en las regiones polares y la interacción entre las zonas polares y el resto del planeta.

En el sello aparece un globo terráqueo con dos bocas -Polos Norte y Sur- por donde se insufla aire. Los polos se conciben como de mantenimiento del planeta Tierra.

Otros países también tienen sus sellos del Año Polar Internacional, como Canadá, Rumanía, Japón, Letonia y Territorio Antártico Australiano.   En el sello de Rumania el año internacional polar va del 2007 al 2009, mientras que en los otros se celebra del año 2007 al 2008.

El Año Polar Internacional y el Año Internacional del Planeta Tierra son los temas que ilustran la serie Ciencias de la Tierra y del Universo, emitida el 4 de febrero del 2008.

El año 2008 ha sido declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como Año Internacional del Planeta Tierra. La propuesta fue presentada conjuntamente por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) y la UNESCO para concienciar a la sociedad de la importancia que tienen las Ciencias de la Tierra en la vida cotidiana cuando se aplican los conocimientos de los geocientíficos de todo el mundo.  Entre los objetivos planteados figuran reducir los riesgos producidos por los desastres naturales; descubrir nuevos recursos naturales y hacerlos accesibles de manera sostenible. En el sello se reproduce una piedra de canto rodado, aparentemente estéril, de la que surge un brote vegetal como expresión de esperanza de vida.

Otros países también han emitido sellos conmemorando dicho evento, como Malta.