Category: Meteorología


Un arcoíris, arco iris o iris es un fenómeno óptico y meteorológico que produce la aparición de un espectro de frecuencias de luz continuo en el cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas gotas de agua contenidas en la atmósfera terrestre. La forma es la suma de un arco multicolor con el rojo hacia la parte exterior y el violeta hacia la interior. Menos frecuente es el arcoíris doble, el cual incluye un segundo arco más tenue con los colores invertidos, es decir, el rojo hacia el interior y el violeta hacia el exterior. De acuerdo con el científico Isaac Newton, habría 7 colores fundamentales, el rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el azul, el añil y el violeta, en el sistema RYB, tres primarios, tres secundarios y un terciario; en el RGB, tres primarios, un secundario y un terciario.

2 agosto0067m 18julio130045m

La atmósfera es la capa de gas que rodea a un cuerpo celeste. En el caso de nuestro planeta, la atmósfera terrestre protege la vida de la Tierra, absorbiendo en la capa de ozono parte de la radiación solar ultravioleta, y reduciendo las diferencias de temperatura entre el día y la noche, y actuando como escudo protector contra los meteoritos. La altura de la atmósfera de la Tierra es de más de 100 km, aunque más de la mitad de su masa se concentra en los seis primeros kilómetros y el 75 % en los primeros 11 km de altura desde la superficie planetaria.

La atmósfera está formada principalmente por nitrógeno (78%) y oxígeno (21%). También contiene dióxido de carbono, vapor de agua, argón y ozono. Está divida por zonas como troposfera, estratosfera (entre los 10 km y los 50 km de altura), mesosfera , termosfera y exosfera (aproximadamente a unos 580 km de altitud). Se encuentra dividida en varias capas, siendo la troposfera donde se dan los fenómenos meteorológicos y es ahora la que más me interesa, ya que  es la capa más cercana a la superficie terrestre, donde se desarrolla la vida y ocurren la mayoría de los fenómenos meteorológicos. Tiene unos 8 km de espesor en los polos y alrededor de 16 km en el ecuador. Es la zona de las nubes y los fenómenos climáticos: lluvias, vientos, cambios de temperatura. En esta capa la temperatura disminuye con la altura alrededor de 6,5 °C por kilómetro. La troposfera contiene alrededor del 75 % de la masa gaseosa de la atmósfera, así como casi todo el vapor de agua.

Las nubes se encuentran en esta zona, se observan a simple vista y se clasifican en

  1. cirros, que son penachos elevados y en forma de escobilla, compuestos por cristales de hielo;
  2. estratos, extensas capas nubosas que traen, con frecuencia, lluvia continua;
  3. nimbos, nubes capaces de formar precipitaciones;
  4. cúmulos, nubes hinchadas de base plana que cruzan en cielo de verano.

 

molinos centrom

90030midi

90009m

 agosto20028m agosto20027m

 agosto20025m agosto20026m

90011m 19960040m

julio_130032m julio-130158m

90032m octubre 20130009m

19980002m julio-130012m

julio-130157m  60053m

40077m

sucreDia y nocheAtmosfera nubes

agosto30042m

julio-130196m

dici 13m

efegrecomyasubido

abril 20160011m   abril 20160010m   abril 20160005m

Navegación a vela es un tipo de navegación marítima, fluvial o lacustre que se realiza con una embarcación a vela. Ha sido de una importancia crucial, tanto en la actividad comercial (explotación pesquera, transporte marítimo, transporte fluvial, etc.) como en la guerra naval, hasta la aparición de nuevas técnicas de propulsión naval.

   

 

     

En la actualidad es un tipo de navegación que prácticamente sólo se realiza como deporte.La navegación a vela aprovecha la energía del viento para producir movimiento en el barco y por tanto navegar. Su motor son las velas que están sujetas a la embarcación mediante jarcias. La fuerza del viento sobre las velas se transmite al casco a través de estas jarcias , y con ello la embarcación se mueve hacia delante.

       

      

      

Si la vela esta colocada de forma atravesada a la embarcación, y el viento sopla de popa, es evidente que la embarcación es “empujada” directamente por el viento.  Si el viento incide en la vela en cualquier otra dirección que no sea desde popa, la reacción de la vela es diferente. Si trata de navegar con un viento que forme ángulo con el rumbo, y en este caso, podemos comparar la vela y el mástil, al ala de avión movida a través del aire.

      

     

Cuánto más largo sea un barco, más puede correr. Es decir, por mucho que pongamos enormes velas o motores, cada barco tiene un tope de velocidad (salvo si éste se pone a planear) que está determinado por su eslora de flotación. Una vez alcanzada la velocidad límite, si añadimos más potencia, ésta originará olas más grandes creadas por el barco, pero no más velocidad.

       

    

rojizo0003m

20110003m

        barco vela    Barco vela 1

Barco juanp

 

El viento actúa como agente de transporte, en efecto, interviene en la polinización anemófila, en el desplazamiento de las semillas. Es también un poderoso agente erosivo, en especial en las zonas de clima seco o desértico, donde los granos de arena arrastrados por el viento pueden llegar a la transformación y hasta la denudación (es decir, la completa remoción) de las formas del relieve.

   

    

También actúa como agente de sedimentación, ya que cuando el viento pierde velocidad, deposita los materiales que transporta. La arena forma acumulaciones llamadas dunas, que se desplazan en la dirección del viento a medida que los granos van siendo arrastrados desde la cara enfrentada al viento (barlovento) hacia la cara opuesta al viento (sotavento).

     

En una embarcación a vela la acción del viento sobre su aparejo constituye su forma principal de propulsión.

     

   

Los egipcios fueron los primeros constructores de barcos de vela de los que se tiene noticia. Hace al menos cinco mil años que los fabricaban para navegar por el Nilo y más tarde por el Mediterráneo.

   

  

    

Las embarcaciones de vela fueron los primeros medios de transporte a través de largas distancias de agua (ríos, lagos, mares). Actualmente tienen un uso de carácter recreativo, deportivo o educativo. Sin embargo, en algunas zonas del Océano Índico siguen utilizándose con un sentido comercial.

     

   

Las embarcaciones de vela también tuvieron un uso militar, especialmente en naciones con un fuerte desarrollo colonial transoceánico (Inglaterra, España, Holanda, Francia), hasta el siglo XIX.

 

  

Hay muchos tipos pero todas tienen ciertas cosas básicas en común. Todas las embarcaciones de vela tienen un casco protegido por la quilla, aparejo, al menos un mástil para soportar las velas y una orza para no derivar y compensar la fuerza lateral del viento.

Las embarcaciones de vela fueron siendo progresivamente reemplazadas a lo largo del siglo XIX por embarcación a vapor.

     

 

El viento es el flujo de gases a gran escala. En la Tierra, el viento es el movimiento en masa del aire en la atmósfera. Günter D. Roth lo define como «la compensación de las diferencias de presión atmosférica entre dos puntos».

  

 

       

 

En el espacio exterior, el viento solar es el movimiento de gases o partículas cargadas del Sol a través del espacio, mientras que el viento planetario es la desgasificación de elementos químicos ligeros de la atmósfera de un planeta hacia el espacio. Allí, los vientos se suelen clasificar según su dimensión espacial, la velocidad, los tipos de fuerza que los causan, las regiones donde se producen y sus efectos. En meteorología se suelen denominar los vientos según su fuerza y la dirección desde la que soplan. Los aumentos repentinos de la velocidad del viento durante un tiempo corto reciben el nombre de ráfagas.

  

 

En la civilización humana, el viento ha inspirado la mitología, ha afectado a los acontecimientos históricos, ha extendido el alcance del transporte y la guerra, y ha proporcionado una fuente de energía para el trabajo mecánico, la electricidad y el ocio. El viento ha impulsado los viajes de los veleros a través de los océanos de la Tierra. Los globos aerostáticos utilizan el viento para viajes cortos, y el vuelo con motor lo utilizan para generar sustentación y reducir el consumo de combustible. Las zonas con cizalladura del viento provocado por varios fenómenos meteorológicos pueden provocar situaciones peligrosas para las aeronaves. Cuando los vientos son fuertes, los árboles y las estructuras creadas por los seres humanos pueden llegar a resultar dañados o destruidos.

      

        

     

La medición de la velocidad y dirección del viento se efectúa con instrumentos registradores llamados anemómetros, que disponen de dos sensores: uno para medir la velocidad y otro para medir la dirección del viento. Las mediciones se registran en anemógrafos.

      

 

La propulsión eólica ha venido siendo una aplicación de la energía del viento para la navegación desde las primeras civilizaciones (especialmente, las que surgieron en el Mar Mediterráneo) hasta la época actual, cuando las embarcaciones a vela se han venido reduciendo a usos deportivos o de recreación, haciendo salvedad de algunos buques escuela o de embarcaciones especiales en lagunas de escaso fondo (la Albufera de Valencia sería un buen ejemplo), donde se ha venido usando la fuerza del viento desde la época musulmana hasta la actualidad, en la carga de la cosecha de arroz hasta los lugares de procesamiento de este cereal.

 

 

      

En náutica, el conocimiento y control del viento es un factor fundamental para una correcta navegación. Así, en el lenguaje marinero reciben diferentes nombres y expresiones en función de su fuerza, dirección o procedencia.

La meteorología (del griego μετέωρον (meteoron): ‘alto en el cielo’, meteoro; y λόγος (logos):‘conocimiento, tratado’) es la ciencia interdisciplinaria, fundamentalmente una rama de la Física de la atmósfera, que estudia el estado del tiempo, el medio atmosférico, los fenómenos allí producidos y las leyes que lo rigen.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) es un organismo especializado de las Naciones Unidas. Es su portavoz autorizado acerca del estado y el comportamiento de la atmósfera terrestre, su interacción con los océanos, el clima que produce y la distribución resultante de los recursos hídricos.

La OMM cuenta con 189 Estados y Territorios Miembros (desde el 4 de diciembre de 2009). Su predecesora, la Organización Meteorológica Internacional (OMI), se fundó en 1873. La OMM se creó en 1950 y se convirtió en el organismo especializado de las Naciones Unidas para la meteorología (tiempo y clima), la hidrología operativa y las ciencias geofísicas conexas en 1951. El día mundial de la meteorología se celebra el 23 de marzo.

La serie titulada Ciencia emitida el 17 de enero del 2008 dedica dos sellos a la Medicina y la Meteorología. Ambos sellos reproducen algunos de los elementos más representativos de las ciencias médicas y meteorológicas.

La Meteorología es una rama de la geofísica que estudia los fenómenos que ocurren en la atmósfera. Como ciencia aplicada sirve para la predicción del tiempo y la previsión de los cambios climáticos. En España el organismo encargado de su seguimiento es el Instituto Nacional de Meteorología (INM), creado en 1860, quien cuenta con observatorios automáticos por toda la geografía para la captación y seguimiento de datos.  El INM está adscrito al Ministerio de Medio Ambiente y es miembro de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), con sede en Ginebra.

La aplicación de las ciencias médicas para curar y prevenir enfermedades ha estado siempre ligada a la historia de la humanidad y ha sido contemplada de forma diferente a través de los tiempos. Si en las sociedades más primitivas consideraba al enfermo como un ser impuro y acudían a la explicación divina como causa del mal, civilizaciones como la egipcia dejaron muestras de una medicina avanzada y griegos, romanos, judíos y árabes abundaron en estos estudios que no han cesado de evolucionar a lo largo de los siglos. El avance en el conocimiento de las enfermedades y en la anatomía del cuerpo humano han dado paso a nuevos campos de investigaciones que permiten considerar al siglo XIX como la entrada de la medicina en la era contemporánea, con la aplicación de nuevas técnicas científicas en continuo desarrollo.