Entre las especies botánicas de este país que se encuentran en peligro de extinción están:

a) Cedro.

2013-15

Nombre científico: Cedrela angustifolia Sessé & Moc. ex DC
Nombre común: “Cedro”, “Cedro de montaña
Nivel de Amenaza: En Peligro

Árbol mediano a grande, de hasta 30 m de altura, de hojas verdes  y corteza agrietada. En Bolivia, crece formando parte de bosques,  principalmente, en el centro y sur de la Cordillera Oriental, en altitudes entre 1 000 m y 2 800 m.
Categorizado EN PELIGRO, debido principalmente a soportar altos niveles poco sostenibles de extracción en la actualidad, para la utilización de su madera que es considerada de gran valor. Amenazado por la actividad forestal poco o nada regulada, tala o degradación de los bosques donde habita, expansión agrícola y ganadera, y por las quemas de la vegetación natural. Impactos que afectan severamente a su regeneración natural y a la sobrevivencia de poblaciones viables de la especie. Necesitada de urgentes medidas efectivas de protección, conservación, restauración de su habitat y uso sostenible, con un control o regulación efectivos de su comercialización.

b) Palma Sunkha
2013-16
Nombre científico: Parajubaea sunkha
Nombre común: Palma Sunkha
Nivel de Amenaza: En Peligro
Palmera andina mediana, de 5 -15 m de altura. Es endémica o exclusiva de los Andes de Bolivia, donde se distribuye únicamente en las laderas semi húmedas o húmedas de los valles interandinos boliviano-tucumanos de la Provincia Vallegrande en el Departamento de Santa Cruz, entre 1 700 m y 2 500 m de altitud.
Especie EN PELIGRO, debido a formar poblaciones pequeñas y dispersas en un área total reducida. Estando muy amenazada por la pérdida continuada de su habitat debida a la expansión ganadera y agrícola, así como a la degradación o tala selectiva de los bosques en los cuales se desarrolla. Además de por el uso no sostenible de recursos provenientes de esta palmera, tales como fibras, troncos para construcción, frutos y semillas o como ornamental muy cotizada internacionalmente por su rareza. Necesitada de urgentes medidas efectivas de protección, conservación, restauración de su habitat y uso sostenible, con un control o regulación efectivos de su comercialización.
c) Cardón
2013-17
Nombre científico: Tríchocereus atacamensis (Phil.) W. T. Marshall
Nombre común: “Cardón”, “Khehuayllu”
Cactus de gran tamaño,  de 4 – 6 m de alto, con porte columnar arbóreo bajo o arbustivo, poco ramificado y cubierto de espinas con gran cantidad de pelos blancos especialmente hacia el extremo de los tallos. Crece principalmente en laderas rocosas del oeste de la cuenca del Gran Salar de Uyuni, así como en las islas del salar, entre 3 600 m y 4100 m de altitud, en la Puna Xerofitica semiárida. Es una planta emblemática del Salar de Uyuni, con gran valor paisajístico y turístico.
Categorizado como especie EN PELIGRO, debido a su lento crecimiento y capacidad natural de regeneración, formando poblaciones aisladas o separadas unas de otras, en un habitat extremo y vulnerable. Amenazado principalmente por la actividad turística no regulada, la degradación de su habitat por la minería y la sobrecarga ganadera, quemas de la vegetación, expansión agrícola (quinua) y la extracción de plantas para construcciones rurales locales.
d) Yareta
2013-18
Nombre científico: Azorella compacta Phil.
Nombre común: Yareta
Nivel de Amenaza: En Peligro
Planta característica en Bolivia de la zona altoandina en las partes central y sur de las cordilleras occidental y oriental, por encima de aproximadamente 4 000 m de altitud. Presenta un aspecto llamativo y poco habitual (“planta piedra”), formando estructuras en forma de almohadillas o cojines extraordinariamente densas y duras, con hojas diminutas muy apretadas, que pueden alcanzar más de 1 m de diámetro y altura en plantas viejas. Crecen sobre las rocas o en suelos muy pedregosos. Toda la parte visible de la planta se halla cubierta por abundante resina.
La Yareta es categorizada como especie EN PELIGRO, debido principalmente a su intensa explotación o extracción no sostenibles y en constante aumento, para combustible de uso doméstico y en las minas. Asimismo, debido a su habitat extremo muy vulnerable y su lenta capacidad de regeneración natural y a su crecimiento extraordinariamente lento. Todo lo cual está llevando sus poblaciones a una alarmante disminución progresiva y constante, que pone en peligro su sobrevivencia, especialmente en algunas zonas como la Cordillera Occidental.
Anuncios