La puesta en alza de los Valores Cívicos en la sociedad, como normas o principios que deben ser observados por los ciudadanos, hacen referencia en esta serie filatélica del 9 de enero del 2012  a la No contaminación, Respeta la velocidad y ¡Atento a la conducción!

La contaminación surge de la acción de degradar el medio ambiente por medio de elementos perjudiciales o de sustancias nocivas generadas, frecuentemente, por la actividad humana. El tipo de contaminación es variado y puede afectar a distintos medios. Así, se habla de contaminación atmosférica cuando se liberan sustancias químicas a la atmósfera; contaminación hídrica cuando se produce por residuos contaminantes que llegan a los ríos, penetran en las aguas subterráneas y van a parar a los lagos y mares; la contaminación del suelo se origina cuando los productos químicos se derraman o se filtran sobre o bajo la tierra; la contaminación radiactiva resulta de los escapes y desperfectos en plantas nucleares y en materiales radiactivos. 

En el sello se impulsa la no contaminación en el aire, la tierra y el agua, mediante la representación de ceros verdes como elementos puros.

 

El respeto a la velocidad supone atenerse a los límites fijados por la ley, tanto en los límites máximos como mínimos. Estos son fijados por los órganos legislativos de los gobiernos nacionales o locales.  Otras campañas sobre el tema hacen referencia a la conducción segura y al uso de limitadores de velocidad, un sistema ideado para ayudar al conductor a no superar los límites permitidos.

 

Con el lema ¡No te juegues la vida! , el sello hace un llamamiento a las normas. En el sello se insertan mensajes tan alentadores como ¡Atento a la conducción! y ¡Pierde la llamada, no la vida!

Casi el 40% de los accidentes de tráfico se producen por distracciones al volante, por lo que se hace hincapié en la atención que deben prestar los conductores. Acciones como usar el móvil, atender al navegador, conectar la radio, distraerse con los ocupantes del vehículo, así como el sueño y la fatiga son algunas de las causas que dificultan la concentración.