Las diversas ciencias adquirierón un gran desarrollo y un alto nivel de perfección en la España musulmana (Al-Andalus), entre los siglos IX y XIV. Fuerón herederas, en parte, del legado cientifico de la Antiguedad, tanto del mundo oriental (China, India y Persia), como del mediterraneo egipcio y grecorrománo. Sin embargo, pronto adquirierón una impronta especificamente islámica, determinante para el conjunto de las teorías cientificas y su desarrollo posterior.

Desde la casa de la sabiduria (Bayt al-Hikma) de Bagdad en el siglo IX, centro neurálgico del conocimiento del mundo islámico, hasta los diversos centros donde se aprendían las diferentes ciencias en Córdoba, Denia, Toledo, Zaragoza o Granada, el saber cientifico islámico con sello hispano-musulmán sentó las bases del Renacimiento europeo a lo largo de seis siglos.

La astronomía, la medicina, la alquimía, la farmacopea, las matemáticas, las técnicas y mecanismos hidraulicos, la botánica, la agricultura y la construcción fuerón, entre otras ciencias, la que, desde la España musulmana, irradiarón su influencia y su magisterio al resto de la Peninsula y a Europa.

El Observatorio Astronómico situado en Córdoba entre los siglos IX y XI, portaba instrumentos de obseravión conocidos entonces (astrolabios, ecuatorios, azafeas).

Azarquiel o Al-Zarqali (Toledo, c. 1029 – Sevilla, 1087), de nombre completo Abū Isḥāq Ibrāhīm ibn Yaḥyā al-Naqqāsh al-Zarqālī, fue un importante astrónomo y geógrafo de Al-Ándalus. El nombre Azarquiel es la forma latinizada de una especie de apodo con el que era conocido en vida debido a sus intensos ojos azules (zarcos). Vivió en Toledo hasta que en 1085 la conquista castellana de la ciudad lo llevó a emigrar a Sevilla, donde murió. En la actualidad hay un cráter de la Luna que lleva su nombre.

 

Muchos de estos logros fue debido al califa omeya Abderrahmán III y Abderrahman II. El primer  califa omeya fue  un gran impulsor de la cultura: dotó a Córdoba con cerca de setenta bibliotecas, fundó una universidad, una escuela de Medicina y otra de traductores del griego y del hebreo al árabe. Hizo ampliar la Mezquita de Córdoba, reconstruyendo el alminar, y ordenó construir la extraordinaria ciudad palatina de Madinat al-Zahra, de la que hizo su residencia hasta su muerte.

Abderramán II fomentó las ciencias, las artes, la agricultura y la industria. Durante su reinado se introdujo en al-Andalus el sistema de numeración indo-árabe, llamada de posición, con base decimal. Inició, desde antes de ser proclamado emir, una biblioteca .

Abu Muḥammad ʿAli ibn Aḥmad ibn Saʿīd ibn Ḥazm (árabe: أبو محمد علي بن احمد بن سعيد بن حزم), más conocido como Ibn Hazm (Córdoba, 7 de noviembre de 994 – Montíjar, Huelva, 15 de agosto de 1064 ), fue un filósofo, teólogo, historiador, narrador y poeta andalusí. Fue el único autor que dejó algunas indicaciones sobre los grupos tribales que pasaron a al-Ándalus en la época de la conquista.

70021m

La Escuela de traductores de Toledo designa en la historiografía, desde el siglo XIII, a los distintos procesos de traducción e interpretación de textos clásicos greco-latinos alejandrinos, que habían sido vertidos del árabe o del hebreo sirviéndose del romance castellano o español como lengua intermedia, o directamente a las emergentes «lenguas vulgares», principalmente al castellano. La conquista en 1085 de Toledo y la tolerancia que los reyes castellanos cristianos dictaron para con musulmanes y judíos facilitaron este comercio cultural que permitió el renacimiento filosófico, teológico y científico primero de España y luego de todo el occidente cristiano. Hoy, la prestigiosa y antigua Escuela de Traductores de Toledo es uno de los institutos culturales e investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha y tiene su sede en el antiguo Palacio del Rey Don Pedro en la toledana Plaza de Santa Isabel.

cristobal colon0016m

Abd ar-Rahman ibn Muhammad (árabe: عبد الرحمن بن محمد) Córdoba (Qurduba), 7 de enero de 891 – Medina Azahara, 15 de octubre de 961, más conocido como Abderramán o Abd al-Rahman III, fue el octavo emir independiente (912-929) y primer califa omeya de Córdoba (929-961), con el sobrenombre de an-Nāṣir li-dīn Allah (الناصر لدين الله), aquel que hace triunfar la religión de Dios (de Alá).

 

Abū l-Mutarraf `Abd ar-Rahmān ibn al-Hakam (Árabe: أبو المطرف عبد الرحمن بن الحكم), más conocido como Abderramán II (Toledo, octubre-noviembre de 792 – Córdoba, 22 de septiembre de 852), hijo y sucesor de Alhakén I, cuarto emir omeya de Córdoba, reinó desde el 25 de mayo de 822 hasta su muerte.

Averroes (latinización del nombre árabe Abū l-Walīd Muhammad ibn Ahmad ibn Muhammad ibn Rushd, أبو الوليد محمد بن أحمد بن محمد بن رشد; Córdoba, Al-Ándalus, 14 de abril de 1126–Marrakech, 10 de diciembre de 1198) fue un filósofo y médico andalusí, maestro de filosofía y leyes islámicas, matemáticas, astronomía y medicina. Además, fue cadí de Sevilla y sirvió en las cortes de Sevilla, Córdoba y Marruecos durante su carrera.

colores0035m
Sello de 1967 “Personajes Españoles”

Entre sus obras principales se encuentra una  enciclopedia médica, además de hacer comentarios sobre la obra de Aristóteles;de ahí que fue conocido como «El Comentador». Sus escritos influyeron en el pensamiento cristiano de la Edad Media y el Renacimiento. A finales del siglo XII una ola de fanatismo integrista islámico invadió Al-Ándalus después de la conquista de los almohades, y Averroes fue desterrado y aislado en Lucena y Cabra, cerca deCórdoba, prohibiéndose sus obras. Meses antes de su muerte, sin embargo, fue reivindicado y llamado a la corte en Marruecos. Muchas de sus obras de lógica y metafísica se han perdido definitivamente como consecuencia de la censura. Gran parte de su obra sólo ha podido sobrevivir a través de traducciones en hebreo y latín, y no en su original árabe. Su principal discípulo fue Ibn Tumlus, quien le había sucedido como médico de cámara del quinto califa almohade Al-Nasir.