En geometría, arco es cualquier curva continua que une dos puntos.​ En particular un arco puede ser una porción de circunferencia, que queda definido a partir de dos puntos sobre dicha circunferencia.
Sin embargo, en arquitectura,  un  arco es el elemento constructivo de directriz en forma curvada o poligonal, que salva el espacio abierto entre dos pilares o muros transmitiendo toda la carga que soporta a los apoyos, mediante una fuerza oblicua que se denomina empuje. A pesar de ser un elemento sencillo, y que aparece de forma natural en la construcción de estructuras desde antiguo, su funcionamiento no fue estudiado científicamente hasta el primer tercio del siglo XIX. Con anterioridad, para su diseño se empleaban métodos empíricos geométricos . Estos métodos constructivos carecían de fundamento científico y se basaban en la capacidad sobredimensionada de las estructuras de soporte.

Dependiendo de la forma geométrica del intradós en el frente del arco, existe una numerosa cantidad de denominaciones de arcos. Cada estilo arquitectónico se ha caracterizado por un tipo propio de arco, cada época o cultura. Uno de ellos es el arco de herradura.

Un arco de herradura es un arco ultrasemicircular  (cuya curva es más amplia que un semicírculo) y que tiene forma de herradura. En el arte islámico hay diferentes tipos de arcos pero casi todos derivan del arco de herradura.

Los siguientes sellos del Sáhara de la serie Pro Infancia de 1971, 1973 y 1974,  nos muestran diferentes tipos de arcos en la arquitectura:

Se representa en los sellos los siguientes edificios: Parador de Turismo, Edificio de la Asamblea del AAiún y Mezquita de Smara (2, 5 y 25 pesetas); Zoco Viejo del Aaiún (7 ptas); Mezquita de Villa Cisneros y Mezquita de Smara (2 y 1 ptas).

Aunque el arco de herradura está estrechamente ligado a la arquitectura islámica, su origen se remonta al Imperio romano. Los visigodos de la península Ibérica lo emplean en numerosas ocasiones, y sus invasores Omeyas lo adaptaron finalmente para las construcciones musulmanas.

Otro de los arcos empleados por los arquitectos islámicos fue el apuntado, de origen sirio-romano y también recogido por la dinastía Omeya, aunque más tarde se difundió por el califato de Bagdad.


El arco apuntado, también llamado arco ojival, está compuesto por dos tramos de arco formando un ángulo central, en la clave.
El arte islámico contiene gran cantidad de elementos geométricos: mosaicos, poliedros, número aúreo, proporciones, arcos de diferentes tipos y más.

Abajo se muestra, en los sellos de Marruecos,  la puerta de Mrissa en Salé, con arcos de herradura, además de otro arco en un sello del Marruecos español:

Hay dos tipos de arcos de herradura: el árabe y el visigodo. Se pueden diferenciar en los sellos emitidos en 1964 y 1965 de las series “Paisajes y monumentos” . Aquí se ven arcos del primer tipo en los sellos de La Mezquita de Córdoba  y la Alhambra (1964), y del segundo en el sello de la Sinagoga de Toledo.

En 2010 Correos emitió el siguiente sello sobre La Mezquita Catedral de Córdoba, Patrimonio Mundial:

Y en el 2011 emitió este otro sello Patrimonio Mundial La Alhambra de Granada:

En el siguiente sello de UAR (Egipto) se puede ver diversos elementos geométricos típicos del arte islámico.

 

Los arcos en la arquitectura no sólo es privilegio de la arquitectura islámica. La herencia de la cultura judía medieval en España nos muestra es su arquitectura barrios típicos con gran número de arcos:

 

Los siguientes sellos de Marruecos de la colección “Puertas de Marruecos” muestras las distintas puertas-arcos que tiene el país:

Bab-Mehdia-Kenitra_Puertas de Marocm Porte-Essaouira-Puertas de Marocm

Puerta de Maroc Rabat Puertas de marocBab-Marshan-Tangerm

 puerta marocbab_lamrissam      Puertas de Maroc Asilahm

Puerta de Maroc Marraqueshm

Portes du Marocmm