Archive for 15 mayo, 2011


Leonardo da Vinci  fue un pintor florentino , artista, científico, ingeniero, inventor, anatomista, escultor, arquitecto, urbanista, botánico, músico, poeta, filósofo y escritor, nacido en Vinci el 15 de abril de 1452y fallecido en Amboise el 2 de mayo de 1519, a los 67 años. Tras pasar su infancia en su ciudad natal, Leonardo estudió con el  pintor florentino Andrea de Verrocchio. Sus primeros trabajos de importancia fueron creados en Milán al servicio del duque Ludovico Sforza. Trabajó a continuación en Roma, Boloña y Venecia, y pasó los últimos años de su vida en Francia, por invitación del rey Francisco I.

Cumple con el esquema de hombre del Renacimiento , y por ello , estudió la anatomía del cuerpo humano, en  1492 inventó la máquina de volar,  fue acusado por la Iglesia de hereje y alquimista,estudió las matemáticas de las proporciones y  ejerció como arquitecto e ingeniero. En la derecha se ve un sello del Zaire (La Conquista del aire), con algunos de los inventos de él.

Leonardo destacó por encima de sus contemporáneos como científico. Sus teorías están basadas en la observación y documentación. Comprendió, mejor que nadie en su siglo y aún en el siguiente, la importancia de la observación científica rigurosa. Desgraciadamente,  nunca concluyó sus planificadas obras científicas , cuyas teorías nos han llegado a través de anotaciones manuscritas. Los descubrimientos de Leonardo no se difundieron en su época debido a que suponían un avance tan grande que los hacía indescifrables, hasta tal punto que, de haberse publicado, habrían revolucionado la ciencia del siglo XVI. De hecho, Leonardo anticipa muchos descubrimientos de los tiempos modernos. En el campo de la anatomía estudió la circulación sanguínea y el funcionamiento del ojo. Realizó descubrimientos en meteorología y geología, conoció el efecto de la luna sobre las mareas, anticipó las concepciones modernas sobre la formación de los continentes y conjeturó sobre el origen de las conchas fosilizadas. Por otro lado, es uno de los inventores de la hidráulica y probablemente descubrió el hidrómetro; su programa para la canalización de los ríos todavía posee valor práctico. Inventó un gran número de máquinas ingeniosas, entre ellas un traje de buzo, y especialmente sus máquinas voladoras, que aunque sin aplicación práctica inmediata, establecieron algunos principios de la aerodinámica.

Fue el autor del dibujo “El Hombre de Vitruviorealizado alrededor del año 1487 en uno de sus diarios. Representa una figura masculina desnuda en dos posiciones sobreimpresas de brazos y piernas e inscrita en un círculo y un cuadrado. Se trata de un estudio de las proporciones del cuerpo humano, realizado a partir de los textos de arquitectura de Vitruvio, arquitecto de la antigua Roma, del cual el dibujo toma su nombre. También se conoce como el Canon de las proporciones humanas. En este sello de Italia aparece el Canon.
Un creador en todas las ramas del arte, un descubridor en la mayoría de los campos de la ciencia, un innovador en el terreno tecnológico, Leonardo merece por ello, quizá más que ningún otro, el título de Homo universalis.
El sello superior izquierda es de Francia del 9 de julio de 1952m y conmemora el 500 aniversario de  Da Vinci. El inferior izquierda es del 1952, salido en Italia para también conmemorar su 500 aniversario.

El sello del 2001 de Bulgaria enseña al hombre de Vitruvio:

614_001m

Alberto Durero (en alemán Albrecht Dürer) (Núremberg, 21 de mayo de 1471 – Núremberg, 6 de abril de 1528) es el artista más famoso del Renacimiento alemán,  por sus pinturas, dibujos, grabados y escritos teóricos sobre arte, que ejercieron una profunda influencia en los artistas del siglo XVI de su propio país y de los Países Bajos. Pero además de todo eso fue un enamorado de las matemáticas, aplicándolas en sus obras de arte. Las estudió profundamente, leyendo a Euclides y a otros. Desde aproximadamente el año 1500, el arte de Durero mostró la influencia de la teoría matemática de la proporción,  de la regla y el compás que utilizó para construir las figuras y de la perspectiva a través de su estudio de la geometría.  Viajó mucho a Italia para aprender de los matemáticos italianos.
Sobre 1508 Durero comenzó a reunir material para una obra importante sobre las matemáticas y su aplicación a las artes. Esta obra nunca sería terminada pero Durero usó partes del material en la obra publicada posteriormente. En 1514 realizó su  famoso grabado, Melancolía . Obra de gran interés matemático .
A partir de 1520 su salud empeora, pero realiza  en 1525 su “Instrucción sobre la medida con regla y compás de figuras planas y sólidas” , siendo uno de los primeros libros de matemáticas publicados en alemán .Esto  sitúa a Durero como uno de los más importantes matemáticos del Renacimiento. En dicho tratado  describe  la construcción de un gran número de curvas, incluyendo la Espiral de Arquímedes, la Espiral Equiangular o Logarítmica, la Concoide, Curvas de Concha de Durero (la espiral de Durero), la Epicicloide, la Epitrocoide, la Hipocicloide, la Hipotrocoide, y el Caracol de Pascal ( en la época se usaron otros nombres).
También describe  métodos  para construir polígonos regulares, pirámides, cilindros y otros cuerpos sólidos; estudia los relojes de sol y otros instrumentos astronómicos; da su teoría de las sombras y una introducción a la teoría de la perspectiva.
La última obra maestra de Durero fue su Tratado sobre la proporción que estaba en la fase de pruebas en la fecha de su muerte.

El logro destacable de Durero estuvo en que aplicando las matemáticas al arte, desarrolló ideas  nuevas e importantes dentro de las matemáticas mismas. La espiral que lleva su nombre está basada en los rectángulos áureos.
Este sello de Suiza nos da prueba de la Espiral de Durero.

Otras pinturas de Durero  son las que muestran los siguientes sellos de S. Tomé y Príncipe, República Rwandaise y de la República de Guinea Ecuatorial:

     

Leonardo Torres Quevedo (Santa Cruz de Iguña (Molledo), Cantabria, 28 de diciembre de 1852 – Madrid, 18 de diciembre de 1936) fue un ingeniero de Caminos, matemático e inventor español de finales del siglo XIX y principios del XX. Estudió el bachillerato en el Instituto de Enseñanza Media de Bilbao, luego estudia en París y realiza sus estudios superiores en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, donde termina en 1876.
En 1889 se instala en Madrid, participando de su vida social, literaria y científica. Más tarde, presenta su “Memoria sobre las máquinas algébricas” a la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. De las labores que en estos años llevaba a cabo el Ateneo se creará en 1901 el Laboratorio de Mecánica Aplicada, más tarde de Automática, del que será nombrado director; el Laboratorio se dedicará a la fabricación de instrumentación científica. Ese mismo año ingresa en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid, entidad de la que fue presidente en 1910.
En 1920 ingresa en la Real Academia Española, en el sillón que había ocupado Pérez Galdós, y pasa a ser miembro de las sección de Mecánica de la Academia de Ciencias de París. Fue también elegido presidente de la Sociedad Matemática Española, cargo que ocupó hasta 1924.
Fue un decidido partidario del idioma internacional esperanto. Murió en Madrid, en plena Guerra Civil el 18 de diciembre de 1936, cuando le faltaban 10 días para cumplir 84 años.

La experimentación de Torres Quevedo en el área de transbordadores, funiculares o teleféricos, comenzó muy pronto durante su residencia en su pueblo natal, Molledo. Pero es sin duda el Spanish Aerocar en las cataratas del Niágara, en Canadá el que le ha dado la mayor fama en esta área de actividad, aunque desde un punto de vista científico no sea la más importante. El transbordador de 580 metros de longitud es un funicular aéreo que une dos puntos diferentes de la orilla canadiense del río Niágara y discurre sobre un remanso conocido como El Remolino (The Whirpool), se construyó entre 1914 y 1916 siendo un proyecto español de principio a final: ideado por un español, construido por una empresa española con capital español (The Niágara Spanish Aerocar Co. Limited); una placa de bronce, situada sobre un monolito a la entrada de la estación de acceso recuerda este hecho: «Transbordador aéreo español del Niágara. Leonardo Torres Quevedo (1852–1936)».