Archive for 23 abril, 2011


En  1994 Correos en la serie Europa emitió dos sellos dedicados a dos científicos españoles: Miguel Ángel Catalán y Severo Ochoa.

Miguel Antonio Catalán Sañudo (Zaragoza, 1894 – Madrid, 1957) fue un espectroscopista español que obtuvo su título de Química en la Universidad de Zaragoza y se doctoró en Madrid en 1917 con una tesis sobre la espectroquímica del magnesio.

En Madrid inició su doctorado en los Laboratorios de Investigaciones Físicas de la Junta para Ampliación de Estudios, JAE,  presidida por Santiago Ramón y Cajal. Publica en 1916 su primer trabajo científico, bajo la dirección de Ángel del Campo. Este catedrático fue el introductor de la espectrografía en España. Catalán se especializa en  espectrografía. Su tesis doctoral es publicada en 1917.  Tras la creación en Madrid del Instituto Nacional de Física y Química por la JAE se le nombró en 1930 jefe de la sección de espectroscopia. Tras haber sido separado de sus puestos en el Instituto Nacional de Física y Química y la Universidad a causa de la Guerra Civil, se le permitió volver a la actividad científica a partir de 1946, gracias a la actuación de José María Otero de Navascués. Desde 1950 ejerció como director del Departamento de Espectros del Instituto de Óptica del CSIC en Madrid.

 En 1926 recibió un premio de la Real Academia de Ciencias (España) y en 1930 el premio internacional Pelfort. En 1955 fue elegido miembro de la Real Academia de Ciencias.

La Comunidad Autónoma de Madrid concede anualmente el Premio de Investigación “Miguel Catalán” en Ciencias desde el año 2005, en honor a la memoria de Miguel A. Catalán Sañudo.

Severo Ochoa de Albornoz, (1905-93). Bioquímico español, nacido en Luarca (Asturias) y fallecido en Madrid. El segundo español distinguido con un premio Nobel científico: Fisiología y Medicina (el primero fue Cajal, medio siglo antes, en 1906). Estudió medicina en Madrid,  y bajo la orientación del profesor Juan Negrín se centró en el metabolismo energético, con especial atención a las moléculas fosforiladas. Doctorado en 1929, pasó a Heidelberg a trabajar bajo Otto Meyerhoff sobre energética muscular. Al estallar  la Guerra Civil, Ochoa pasó por Alemania y Reino Unido, y en 1940 pasó a afincarse en los Estados Unidos (1941, Universidad Washington de San Luis; 1945, Universidad de Nueva York), donde se nacionalizó estadounidense en 1956. Por aquellos años había realizado investigaciones sobre farmacología y bioquímica,que le valieron la medalla Bewberg (1951).

Para entonces la bioquímica había dado otro vuelco, convirtiéndose en biología molecular. En 1955 Ochoa publicó, con la bioquímica francorrusa Marianne Grunberg-Manago, el aislamiento de una enzima del colibacilo que cataliza la síntesis de ARN, el intermediario entre el ADN y las proteínas. Ambos compartieron el premio Nobel en su edición de 1959 por sus respectivos hallazgos,  ya que se podía atacar el desciframiento del código genético.

Aunque para el gran público el nombre de Severo Ochoa se vincula a su trabajo sobre ácidos nucleicos y código genético, su investigación fue polifacética, dentro de una línea de rigor argumental.

En España y en 1971 se creaba para él en Madrid el Centro de Biología Molecular. Jubilado de la Universidad de Nueva York (1975), en 1985 regresó definitivamente al país de origen, y en 1987 ingresaba en la Real Academia de Medicina; pero el pronto fallecimiento de su esposa un año antes supuso un golpe psicológico que le hiozo abandonar sus investigaciones. Murió el 1 de noviembre de 1993.

Estados Unidos ha emitido varias series dedicadas a Científicos Americanos, y en el 2001 emitió una serie de 4 sellos, siendo uno de ellos de Severo Ochoa. Este sello no es de mi colección y lo he sacado de Internet.

Anuncios

En 1920 la UNESCO empezó el proyecto “el hombre y la biosfera”, que tenía como objetivo conciliar la mentalidad y el uso de los recursos naturales, empezando a formarse  el concepto actual de desarrollo sostenible. Como parte de ese proyecto se seleccionarían lugares geográficos representativas de los diferentes hábitats del planeta, abarcando tanto ecosistemas terrestres como marítimos. Esas áreas se conocen como reservas de la biosfera.

Estas reservas de la biosfera están reconocidas internacionalmente, aunque permanecen bajo la soberanía de sus respectivos países, y no están cubiertas ni protegidas por ningún tratado internacional. Se seleccionan por su interés científico, basándose en una serie de criterios que determinan si un espacio se incluye en el programa.

La función de estos espacios es además de la conservación y protección de la biodiversidad, también el desarrollo económico y humano de estas zonas, la investigación, la educación y el intercambio de información entre las diferentes reservas, que forman una red mundial. En junio de 2010, existen 564 reservas de la biosfera en 109 países diferentes.
Correos emitió el sello en 1984. Representa al hombre de Vitruvio de Leonardo Da Vinci sobre una esfera terrestre.

También se puede ver el sobre con matasellos del primer día de circulación, fechado en Madrid el 11 de abril de 1984:

colores0074mDentro de la serie de Personajes Españoles, Correos emitió 4 sellos el 22 de febrero de 1977 con valores de 5, 7, 12 y 50 pesetas. Elsello de  12 pesetas estaba dedicado a Miguel Servet.

Miguel Servet, llamado también Miguel de Villanueva, Michel de Villeneuve o, en latín, Michael Servetus (su nombre auténtico era Miguel Serveto y Conesa, alias «Revés») (Villanueva de Sigena, Huesca, 29 de septiembre de 1511 – Ginebra, 27 de octubre de 1553) fue un teólogo y científico español. Sus intereses abarcaron muchas ciencias: astronomía, meteorología, geografía, jurisprudencia, teología y el estudio de la Biblia, matemáticas, anatomía y medicina. Parte de su fama posterior se debe a su trabajo sobre la circulación pulmonar descrita en su obra Christianismi Restitutio. Participó en la Reforma Protestante y desarrolló una cristología contraria a la Trinidad. Repudiado tanto por los católicos como por los protestantes fue arrestado en Ginebra, sometido a juicio y condenado a morir en la hoguera por orden del Consejo de la ciudad, cuando en ella predominaba la influencia de Juan Calvino.